Llámanos al 687 997 582
info@grupoupconsultores.com

VISIÓN SISTÉMICA EN EMPRESAS FAMILIARES

VISIÓN SISTÉMICA EN EMPRESAS FAMILIARES

Las empresas están habituadas a analizar sus problemas desde la causa-efecto (lineal). La visión sistémica permite entender que existe una causalidad circular interdependiente. Frente a la tendencia a la búsqueda de responsables, la visión sistémica revisa la situación por los hechos para lograr climas de apertura versus la línea defensiva. Proactividad versus reactividad.

Desde su contexto general y por nuestra experiencia en la gestión de conflictos en empresas familiares, uno de las metas básicas en la empresa familiar es conseguir establecer los protocolos que amparen el buen hacer de sus empleados, esto es, obtener un clima de armonía y un sentimiento de unidad que permita poder resolver los posibles conflictos relativos a comunicación interna.

Las empresas familiares que tienen ese amparo protocolario, suelen disfrutar de una armonía sustancialmente superior a quienes no lo han diseñado.

La Asamblea Familiar y el Consejo de Familia son de por sí claros detonantes de una buena operativa y entendimiento internos. Cuando no se dispone de estos ni ningún otro órgano de familia, la comunicación y la retroalimentación de valores queda en entredicho.

Una de las funciones del Consejo de Familia es lograr la armonía entre los integrantes de la empresa y y en el caso de la Asamblea Familiar, ésta ayuda a reforzar la unidad, la armonía de la familia y las relaciones interpersonales de la familia empresaria

El sistema de comunicación en las empresas familiares debería huir de la informalidades al margen de su dimensión ya que, ante una realidad deseada en aras del crecimiento, la comunicación y la armonía deberán mejorar conforme aumenta el tamaño de la empresa.

Las empresas medianas y grandes están mejor preparadas y tienen habitualmente un mayor nivel de profesionalización que las empresas de menor tamaño.

Así, los aspectos positivos que se detectan en la empresa familiar incorporarían sus retos, sus órganos de gobierno, sus valores y su forma de comunicarse internamente y externamente.

Hablando concretamente de Valores de Empresa, éstos suelen venir determinados por aquellos valores de arranque e impulso del fundador, prevaleciendo generación tras generación como eje principal para el diseño de la estrategia del negocio.

La mayoría de las familias empresarias incorporan así sus valores familiares referenciales en el cauce de los valores corporativos. Existe una extrapolación de valores trasladados de un sistema a otro (familiar – profesional) donde podrán producirse fácilmente disfunciones a la hora de transmitir dichos valores a razón de crecimiento de la empresa, adaptación de las nuevas exigencias del mercado, cambios generacionales, cuestiones de autoridad donde hay que revisar roles orgánicos (de origen familiar) con roles funcionales (propios de la empresa) ya que no siempre son coincidentes.

He aquí la importancia de la incorporación del coaching sistémico como herramienta primordial para la gestión del conflicto en empresas familiares y la buena transmisión de valores.

La transmisión de la información más habitual en la empresa familiar suele ser la reunión formal, pero en la mayoría de los casos no hay un planteamiento protocolizado. Y en lo referido a comunicación externa, ésta queda mermada ante una actitud casi espontánea de búsqueda de protección de los miembros familiares. Suele seguirse una estrategia general que huye de los vínculos mediáticos y ello repercute en una carencia sustancial de portavoces así como baja representatividad en términos de lo que llamamos social love mark.

Sin embargo, para una buena evolución y crecimiento del negocio familiar, la comunicación protocolizada es muy importante, siempre ligada a necesidades de entorno pero sobre todo a una realidad sistémica: el vínculo, el orden y las posiciones entre los miembros de la familia que participan activamente en el negocio.

Se hace necesario que los propios miembros tengan un conocimiento entre ellos todo lo profundo posible, a fin de poder mantener la estabilidad emocional familiar al margen de lo que es la empresa. Cada sujeto parte de emociones y objetivos diferentes que sólo podrán conjugarse con los del resto de los miembros familiares si se establecen retos que conecten con algún valor común de los transmitidos.

El conocimiento profundo de los miembros de la familia facilita el diseño de la comunicación estratégica para que ésta sea eficaz, eficiente, genera armonía y disponga de la capacidad de reacción ante situaciones de conflicto o disparidad de opiniones.

El hecho de generar estrategia intra-familiar a veces conlleva un desapego a los consejos externos y un exceso de autoconfianza. Para evitar este tipo de comportamiento es importante rodearse de asesores externos o de algun miembro no perteneciente al vínculo familiar que pueda aportar el mismo nivel de talento y una visión más objetiva y más holística, si cabe.

La comunicación es clave para el mantenimiento del vínculo entre identidad y valores de la empresa. Y la empresa familiar no es ninguna excepción:

Con una comunicación más profesionalizada que aporte cuestiones de diferenciación propias de la empresa familiar (como es por ejemplo su sello de origen, la tradición, la experiencia, etc), existirá un mayor retorno en términos de rentabilidad, un posicionamiento de la marca mucho más visible y diferenciado y una mayor garantía de continuidad del negocio.

La visión sistémica en la resolución de conflictos:

Muchos de los casos en los que las empresas familiares desaparecen, se producen por dificultades relacionadas con conflictos familiares no resueltos o resueltos a destiempo.

El epicentro del conflicto está en más en el seno familiar y no tanto en el seno de la empresa.

Pero… ¿Cómo ir un paso más allá?

El coaching sistémico aplicado a la empresa familiar se basa en una serie de leyes:

  1. La Ley de pertenencia. Creación de vínculos familiares y por tanto de carácter indefinido, y vínculos grupales de carácter temporal. Todos los miembros tienen el derecho de pertenencia a ese sistema pero puede ocurrir que alguno quede excluido. Es necesario ver cuándo y cómo ocurre y qué consecuencias acarrea dicha exclusión.
  2. La ley del Orden: el factor tiempo condiciona que el sistema de prioridad al que ha venido en primer lugar. Todo sistema se inclina siempre a buscar el orden. Pero si ese orden no se cumple y se generan puentes cualitativos, hay que revisar las posibles consecuencias.
  3. La Ley de Equilibrio. El cuerpo tiende a su propia auto-regulación, esto es, homeóstasis. En cambio un sistema va hacia el equilibrio. Si tal equilibrio no existe, el sistema se rompe. En este caso, habrá que revisar qué ocurre cuando se rompe el equilibrio (la intensidad entre el dar-aportar y el recibir-pedir no es equilibrada).

La característica de una ‘Empresa Familiar’ es la combinación estructural de tres sistemas: 1) Familia, 2) Empresa o Negocio y 3) Propiedad.

Es una tríada de sistemas con diversidad de reglamentaciones. Cada sistema tiene un desarrollo dependiente del otro. Se emiten tantos inputs positivos como negativos. La familia suele ser el recurso más potente del Negocio y al mismo tiempo el más peligroso

El Coaching Sistémico conecta y combina los hechos racionales, económicos y objetivos con los factores humanos, emocionales y familiares.

Por ello, el desarrollo aislado de una asesoría en la empresa no sería suficiente, ya que el resultado tendería a otorgar únicamente el análisis lógico de cada actividad analizada independientemente de los miembros implicados y de su pertenencia al sistema familiar.

El desarrollo de una terapia familiar sería de igual modo insuficiente dado que no se estarían contemplando a la propia empresa y su contexto y actividad.

Esta visión sistémica también confiere una versatilidad y extrapolación en términos de aplicación al entorno y operativa de la empresa familiar. Esto es: lanzamiento de nuevos productos, marca…; Dirección de proyectos (estructurar el proyecto, clarificar objetivos, equipos, situaciones de crisis…); Dirección estratégica (liderazgo, cambio cultural, análisis de los problemas, simulación y clarificación de opciones estratégicas, análisis de factores de éxito, adquisiciones y procesos de fusión); Equipos (desarrollo de equipos, clarificación de roles, gestión de conflictos, relaciones entre departamentos); RRHH (análisis del potencial, planes de carrerra, selección del personal, recursos y competencias personales, organización de departamentos, clima laboral…); Liderazgo y clarificación de roles, dinámicas familiares y organizacionales.

A partir de la gestión del conflicto mediante el desarrollo integrador del coaching sistémico, se abre un paraguas de resolución a la tríada de sistemas (familiar, empresa y propiedad) mejorando el desarrollo personal por un lado y la posibilidad de conocer las causas profundas del conflicto por otro lado, resolviéndolo de manera mucho más eficaz y sobre todo sostenible para el refuerzo de los recursos esenciales de toda empresa familiar:

–            perspectiva empresarial sostenible

–            proyecto de inversiones a largo plazo

–            un estándar de calidad de nivel

–            alta flexibilidad en el búsqueda de soluciones

–            una imagen de marca cuidada

–            alto conocimiento del mercado

–            una cultura empresarial sólida

Marta Badia – Consultor de comunicación & Coach sistémico. CEO & Fundador de Grupo UP Consultores

0 Comments

Leave a reply

Style Switcher

Layout options
  • Boxed Layout
  • Full Width Layout
Header options
Accent Color Examples
Background Examples (boxed-only)
  • detailed
  • pixels
  • diagonal-noise
  • swoosh_bw
  • swoosh_colour
  • beach
  • sundown
View all options →